El amianto es una de las enfermedades profesionales más litigadas en el derecho laboral y de Seguridad Social. Son muchos los pleitos que han originado la enfermedades derivadas del amianto y la lucha por su reconocimiento se viene debatiendo durante décadas, por ello quiero comentaros la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 18 Julio de 2018, la cual reconoce a los herederos de la viuda a reclamar daños y perjuicios por el reconocimiento de la enfermedad profesional derivada de la exposición al amianto.

En este caso concreto se da la circunstancia que una vez fallecido el trabajador por cáncer de pulmón, la viuda interpuso demanda y no pudo ver resuelta su reclamación judicial por daños y perjuicios antes de su muerte, ya que la viuda falleció antes del reconocimiento de la enfermedad profesional en los tribunales, puesto que la enfermedad del marido fue considerada inicialmente como una enfermedad común.

Al igual que sucedió en el artículo anterior, relativo al abono de las vacaciones y el derecho a su retribución, el Tribunal Supremo se pronuncia de idéntica forma  al Tribunal de Justicia Europeo y considera que es un derecho que tienen los herederos al formar parte del caudal hereditario.

La consecuencia de esta sentencia es que todos aquellos que tengan derecho a la herencia, llámense hijos, nietos, padres o hermanos, tienen derecho a una indemnización por daños y perjuicio, tal y como se reclama en los accidentes de trabajo.

En la citada sentencia se reconoce por el Supremo que la citada indemnización forme parte del caudal hereditario. Los derechos nacidos y no ejercitados o en trámite de ser ejercitados por el causante del derecho, en este caso el trabajador fallecido, así como la viuda del trabajador fallecido que ejercitó las acciones judiciales para el reconocimiento de su derecho indemnizatorio, pero falleció antes de obtener sentencia favorable, por lo que sus herederos la sucedieron en las acciones y derechos que la viuda conservaba al tiempo de su fallecimiento, entrarán a formar parte del caudal hereditario

A su vez el Supremo considera que La herencia comprende todos los derechos y obligaciones de una persona y que no se extinguen con su muerte Por ello el derecho a la reparación de los daños y perjuicios sufridos por el causante se transmite a sus herederos, cuando aquél fallece antes de haberlos obtenido, porque se trata de un derecho ya nacido que forma parte de su patrimonio, aunque se trate de daños morales.

Para aquellos interesados en este tema u otros temas laborales o de seguridad social puede consultar nuestra página web y solicitar información. Le ayudamos a tramitar sus reclamaciones frente a empresas y administraciones.